Relatividad del Tiempo Ejemplificada

Para entender la esencia relativa del tiempo, representemos un accidente de tránsito. En el percance, observaremos la colisión desde un punto medio, a un costado de la carretera. Antes del impacto, un conductor maneja su automóvil de dos plazas sobre el asfalto de una autopista. Cuatro de seis carriles se encuentran en reparación, los restantes funcionan en sentidos contrarios. Sobre una larga recta, el conductor decide pisar el acelerador a fondo. Conduciendo su vehículo por encima del límite de velocidad permitido, una notificación suena en su teléfono y distrae su atención. Sin bajar las revoluciones, coge el dispositivo móvil y abre la aplicación de mensajes instantáneos. Su rostro esboza la ultima sonrisa. Al dejar el celular en su regazo levanta la vista. Es demasiado tarde, un camión con una carga de cincuenta toneladas se impacta de bruces contra su automóvil; la Colisión es fatal. El cinturón de seguridad ajustado y las bolsas de aire no impiden que el fuerte impacto destroce el vehículo de dos plazas y aplasté por completo la humanidad del distraído millenial. Informar a sus familiares será un reto para las autoridades. Los peritos forenses deberán indagar minuciosamente en el asfalto para hallar una pieza dental que les ayudé a identificar a la víctima. Desde el punto medio en el que nos encontramos, ambos vehículos colisionaron en un lapso de quince segundos. No obstante, en la mente del millenial, el tiempo transcurrió con la calma en la que un imbécil mira el celular mientras conduce. Por el contrario, para el chófer del camión, al no poder controlar su vehículo debido a una falla mecánica en la trasmisión, los quince segundos trascurrieron vertiginosamente.

1
fb-share-icon0
581
fb-share-icon20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »

Comparte el Contenido

Twitter581
Visit Us
Follow Me
INSTAGRAM